La asociación, junto con el Puerto de Sevilla, celebra un encuentro informativo con el jefe de la Demarcación de Carreteras del Estado en Andalucía Occidental

La Asociación para la Promoción del Puerto de Sevilla, ProSevillaPort, junto con la Autoridad Portuaria de Sevilla, ha organizado un encuentro informativo con el jefe de la Demarcación de Carreteras del Estado en Andalucía Occidental, Marcos Martín, en el que ha explicado las alternativas de movilidad durante las obras del Puente del Centenario. El acto, que se ha celebrado de manera presencial y telemática, ha contado también con la participación del director del Puerto de Sevilla, Ángel Pulido, y el gerente de ProSevillaPort, Simón Onrubia.

Según ha detallado el responsable de este organismo -dependiente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana-, en breve van a dar comienzo los trabajos de sustitución de los tirantes del puente y de ampliación de su capacidad, “una actuación compleja y con mucha afectación al tráfico, por lo que de forma paralela se han diseñado unos mecanismos de desvío que alivien las condiciones del tráfico, cuyo objetivo es sacar los vehículos pesados del puente y derivarlos al desvío que hemos construido”.

La actuación consiste, básicamente, “en efectuar desde el enlace oeste del Puerto de Sevilla una conexión de la SE30 hasta la SE40, en el tramo de Dos Hermanas donde actualmente finaliza la SE40 en el arco este”.

Para ello, se han planificado tres actuaciones: “La primera, de nueva construcción, es la remodelación del enlace de la SE30 con la Carretera de la Esclusa; en segundo lugar, hemos aprovechado todos los viales de la Carretera de la Esclusa y los hemos transformado y mejorado para compatibilizarlos con las nuevas necesidades del tráfico; y finalmente hemos construido un tramo de conexión con la SE40”, ha explicado Martín.

Ha recordado que el número de vehículos afectados es muy grande, y de una notable singularidad, “desde los coches de caballos turísticos hasta los usuarios de Lipasam, pasando por la propia actividad portuaria y el tráfico de largo recorrido”.

Desglosando dichas intervenciones, la primera de ellas, la conexión provisional con la SE30, comprende la ejecución de un ramal directo (calzada de dos carriles), entre la calzada izquierda de la SE30 con la Carretera de la Esclusa, de dos kilómetros de longitud. También está previsto un nuevo ramal de conexión (calzada de un carril por sentido) entre la Carretera de la Esclusa y la Dehesa de Tablada, además de un vial exclusivo para el tránsito de los coches de caballos.

Carretera de la Esclusa

En cuanto a las actuaciones en la Carretera de la Esclusa, incluyen en primer término la glorieta de acceso a la SE30, “núcleo de distribución de las distintas intervenciones”, la cual, entre otras funciones, será la que distribuya los vehículos hacia la SE30 en sentido Huelva y desde donde se deriven los vehículos de tracción animal hacia el nuevo viario que se ha construido para que circulen de manera independiente, logrando así para este colectivo un itinerario seguro, cómodo y funcional. También será en este punto donde se desvíen los vehículos a la estación de transferencia de Lipasam.

La otra gran actuación en la Carretera de la Esclusa “es la sustitución de las glorietas preexistentes por intersecciones semaforizadas que permiten todos los giros a la izquierda y están reguladas mediante espiras, disponiendo de programas de regulación temporal para adaptarse a las necesidades del tráfico en cada momento”.

Aquí se contemplan las intersecciones del nuevo acceso oeste del Puerto y la de acceso a la ZAL, un nuevo tercer carril en la zona de la fachada industrial donde se colocan las intersecciones para incrementar la capacidad, y las intersecciones de acceso a Astilleros y la Zona Franca. Todo este entramado estará dotado de gestión remota de semáforos, todos ellos con cámaras de video-vigilancia del tráfico.

Gestión del tráfico

En cuanto a los sistemas de control y gestión del tráfico en el entorno de la esclusa (acceso a los puentes móviles), representan “la parte más singular. En las glorietas hacia Huelva o hacia Cádiz tenemos dos calzadas con dos carriles por sentido. El funcionamiento normal del desvío será por el puente que se encuentre operativo en cada momento; en principio no estarán los dos puentes bajados de forma habitual. La operación portuaria será la que tenga preferencia, y nosotros nos adaptaremos a las necesidades del tráfico portuario”, ha señalado Marcos Martín. Los nuevos sistemas de gestión actúan de forma coordinada con los actuales sistemas electromecánicos y de control de la propia esclusa.

Por último, en relación con la conexión provisional con la SE40 (acceso sur al Puerto de Sevilla), “el nuevo ramal distribuirá el tráfico con una gran funcionalidad y capacidad. La SE40 tiene tres carriles por sentido y queremos que la capacidad de distribución de este desvío minimice las afecciones al tráfico y a la comunidad portuaria en general”.

Para Marcos Martín, estas alternativas de movilidad representan una actuación “viva, susceptible de ajustes y pendiente de cualquier situación particular que vaya surgiendo, tratando de atender las distintas singularidades que se presenten”.

Plazos

En cuanto a los plazos, ha comentado que, salvo imprevistos, la noche del lunes al martes próximo “se pondrá en servicio el nuevo ramal SE30-Carretera de la Esclusa, para ir familiarizando a los usuarios con las modificaciones de los itinerarios, y a partir de septiembre, según se vayan iniciando los trabajos, iremos coordinando la apertura por tramos de manera progresiva. El sistema se va probando y equilibrando, y cuando abramos la conexión con la SE40 –probablemente a finales de octubre-, que es lo más importante, ya estará hecha la prueba de carga definitiva de la actuación”.

Por su parte, Ángel Pulido ha señalado que el objetivo del desvío es “minimizar la afección al tráfico, logrando la máxima fluidez posible en las conexiones con las carreteras de Cádiz y Huelva. Desde la Autoridad Portuaria velaremos por el mantenimiento de la actividad portuaria, que los barcos no tengan incidencias, y por la minimización de los efectos de las obras”. Ha informado asimismo de una intervención adicional prevista muy esperada: “Un viario ciclopeatonal que dé mayor seguridad a los usuarios de estos modos de transporte”.